Entrevistas  Noticias  Películas  Biografías  Artículos
 Historia  Foro  Estrenos  Enlaces  Contacto

 CineFantastico.com >> Actualidad >> Noticias
Sitges 10: crónica del Miércoles 13
 Outrage nos devuelve al mejor Kitano


Foto

Después de finalizar el puente parece que las mentes pensantes de la organización llegaron a la conclusión de que era un buen momento para mostrar durante los pases de prensa mañaneros cine alejado del género: bienvenidos sean si es para mostrar títulos como Dinero Fácil, dirigida por Daniel Espinosa basándose en una novela del autor de novela negra Jens Lapidus. Narra la historia de tres habitantes de los bajos fondos de Suecia, cada uno con bastantes problemas emocionales, y como su historia se cruza lentamente hasta dar de golpe con un seco y duro final. De estilo realista, engancha y funciona por partes iguales, sin tener tampoco excesivas pretensiones. Por supuesto no es el tipo de proyección que la mayoría de habituales desean ver en un Festival de este tipo (sin embargo sospecho que sería recibida con brazos abiertos en Manresa), pero uno es amante también del cine negro y le pasa como agua de Mayo para desengrasar entre tanta sangre, arte marcial y monstruo.

Sin ser nada del otro jueves, se deja ver con simpatía Gallants, comedia de artes marciales dirigida por Clement Sze-Kit Cheng, Chi-kin Kwok. Dos discípulos de un maestro que lleva 30 años en coma cuidan todavía de él aunque han reconvertido su gimnasio en un salón de té, al que llega un atribulado y torpe muchacho con la especialidad de meter en líos a cualquiera que le rodee. Tiene un humor efectivo y homenajea con gracia a Shaw Brothers. Para pasar el rato.

No terminó de convencer Les 7 jours du talion, de Daniel Garu, a pesar de tener momentos de evidente interés su resultado quedó en exceso irregular. Después que su hija sea violada y asesinada, su padre (Claude Legalt, de lejos lo mejor de la película) secuestrará al autor del crimen y se dedicará a torturarle durante los siete días mencionados en el título. Más allá de su morbo y en los macabros actos perpetrados sobre su nada inocente víctima, Garu se las ve canutas para alargar su metraje, de ritmo ya de por si bastante pausado, introduciendo episodios y tramas (el policía que intenta dar caza al protagonista, con el cual tiene bastante común, el episodio de la madre de otra víctima del mismo criminal, que resultará la iluminadora de su conciencia) no excesivamente brillantes. No satisface ni como ejercicio reflexivo ni como film violento e impactante, pero sí tiene picos brillantes.

A estas alturas de Festival, si han ido leyendo estas crónicas, ya se habrán dado cuenta de que no está resultando excesivamente brillante. Por suerte, todavía quedan directores en los que confiar, sobre todo si vuelven al género que les dio mayor fortuna: Outrage es el retorno de Takeshi Kitano al cine de yakuzas, de un modo directo, sin sutilezas ni lirismos, narrando sin cortapisas las intrigas entre gángsters inmorales, que se traicionan a un ritmo vertiginoso unos a otros para ascender, provocando trampas a los de la izquierda y cayendo en las de la derecha, sin ningún rastro de honor. Una verdadera carrera de ratas con momentos de inusitada violencia y humor negro. De lo mejor hasta el momento.

En el año 2005 durante la semana de cine fantástico de San Sebastián, cuentan los que la vieron (que no fueron muchos) que una de las mejores películas de aquella temporada, aunque no consiguió mucho reconocimiento, fue Ordinary Man, de un oscuro director belga con tendencia a trabajar con sus familiares llamado Vincent Lanoo. El mismo director ha presentado en Sitges su falso documental Vampires, sobre las vivencias de una familia de vampiros en una comunidad belga. Un familia como cualquier otra, con la hija adolescente en plena crisis (desea ser humana), el hijo mayor expulsando hormonas por segundo (algo que a un vampiro le puede causar muchos problemas) y con los clásicos vecinos pesaditos (una pareja de nobles que viven en su sótano, al no tener descendencia, reglas colmilludas). Tiene vocación de miniatura, pero suficiente imaginación y energía para ser algo más que una simple anécdota.

Enviado especial: Javier J. Valencia

Festival de Sitges 2010


Búsqueda dentro del web

Sindicación RSS