Entrevistas  Noticias  Películas  Biografías  Artículos
 Historia  Foro  Estrenos  Enlaces  Contacto

 CineFantastico.com >> Películas
Linterna Verde
Por: Javier J. Valencia


Título original: Green Lantern
Año: 2011
Compañía: Warner Bros / De Line Pictures / DC Entertainment
Director: Martin Campbell
Guión: Greg Berlanti, Michael Green, Marc Guggenheim y Michael Goldenberg
Reparto:
Ryan Reynolds (Hal Jordan)
Blake Lively (Carol Ferris)
Peter Sarsgaard (Hector Hammond)
Mark Strong (Sinestro)
Tim Robbins (Hammond)
Click para verlo a mayor tamaño
Sinopsis:
En un universo tan amplio como misterioso, ha existido durante siglos una poderosa unidad de élite. Protectores de la paz y la justicia, esta unidad recibe el nombre de Cuerpo de Green Lanterns, una hermandad de guerrilleros que han jurado mantener el orden intergaláctico. Cada Green Lantern lleva un anillo que le confiere el poder de crear todo lo que su mente pueda imaginar, pero cuando un nuevo enemigo llamado Parallax amenaza con destruir el equilibrio de la energía del Universo, su destino y el destino de la Tierra caen en manos de su miembro más reciente, el primer humano del Cuerpo: Hal Jordan.
Hal es un intrépido piloto de pruebas con talento y engreído, pero los Green Lantern respetan poco a los humanos, quienes nunca antes habían usado los infinitos poderes del anillo. Sin embargo, la humanidad de Hal es un arma que ningún miembro del Cuerpo había tenido nunca, y si, con fuerza de voluntad, d eterminación y el apoyo de su compañera piloto y novia de la infancia Carol Ferris, consigue controlar sus nuevos poderes y encontrar el valor para superar sus miedos, es posible que demuestre que no solo es el único que puede derrotar a Parallax... sino también el único que puede salvar la Tierra y a toda la humanidad de una destrucción segura.
El cuerpo de los Green Lantern
El cuerpo de los Green Lantern
Hal Jordan (Ryan Reynolds)
Hal Jordan (Ryan Reynolds)
Comentario:
No hace falta ser un experto en finanzas para deducir que, en lo que a rentabilidad económica se refiere, Marvel le está dando sopas con ondas a DC en cuanto a la explotación de sus personajes en pantalla grande. Es más, en torno al estreno de Los Vengadores, los padres de Spiderman han dado con una fórmula, iniciada con Iron Man, de hacer un cine ligero, de aventuritas de consumo rápido, romances facilones y mucho humor “enrolladete”, que les está funcionando comercialmente (artísticamente, pues así-así) a la perfección.
Aparte de los Batman de Nolan, DC parece haber ido tanteando el terreno con personajes “menores” de la casa en los últimos tiempos sin dar con las teclas adecuadas: Catwoman o Jonah Hex, bastante desastrosas, son buenos ejemplos de ello (el intento de dar una identidad propia a la franquicia Superman con Bryan Singer, al mismo estilo que Nolan y Batman se tildó con el batacazo comercial conocido por todos). Cuando ha llegado la hora de enfrentarse a uno de los personajes “clásicos” de la casa no se han atrevido con un proyecto arriesgado y han intentado seguir la fórmula que tan buenos dividendos les está dando a su rival. Pero han debido mezclar los ingredientes con pólvora, por que el resultado les ha salido rematadamente mal.
Y es una lástima: si hay un personaje del Universo DC con una mitología rica y atractiva, ese es el buenazo de Hal Jordan –reconvertido en un chulote noble por Keith Giffen en su mini-serie de cómic Amanecer esmeralda a finales de los 80, alejándole (solo un poquito) de su clásica concepción original de muchachote noble de mandíbula cuadrada, cómic por cierto del cual han cogido varios elementos para el film-, y el proyecto, durante años, sonaba prometedor. Un director de demostrado talento, Martin Campbell –artesano especialista en cine de acción y de aventuras, como Goldeneye y Casino Royale, y director de una obra maestra de la televisión, el episodio Tres hombres y Adina de la serie Homicidio, que debería de estudiarse tanto en las clases de dirección como de guión-, un reparto competente como mínimo, una inversión generosa por parte de Warner para dar vida a los poderes del protagonista, bastante complicados de presentar en pantalla, todo sea dicho… Pero mientras se trabaje sobre un guión de calidad pobre, no hay milagros posibles.
El tratamiento del personaje y su universo no es juvenil, como pueden serlo algunas “Marvel” recientes: es infantil, y poco serio, pero en términos de coherencia interna: el propio personaje principal se cuestiona ante su novia lo ridículo que es todo lo que sucede a su alrededor. Hal es entrenado veinte minutos por el coach del cuerpo de Linterna Verdes, Kilowog, que luego se vanagloriará de lo bueno que es; en el cómic el entrenamiento duraba semanas. Siniestro no es presentado básicamente como un antipático cósmico, no establece ningún tipo de lazo emocional o afectivo con el protagonista, su conversión en villano importará pues un pimiento, a grandes rasgos todo está tan mal montado desde su concepción que solo cabe lamentar la existencia de los Guardianes de la galaxia y de su dichoso cuerpo, por que no hace más que traer el mal a los demás a pesar de sus buenas intenciones (presuntas, que en la película tampoco es que quede claro precisamente, que hay un momento en el que no parecen importarles demasiado la destrucción de la Tierra). Tantos millones de años con Parallax siendo un enemigo indestructible para los Guardianes para que Hal encuentre la manera de derrotarle que se le podría ocurrir a un niño de seis años y que le lleva aproximadamente siete minutos de su tiempo, que es muy caro y ha de malgastar con payasadas varias… eso sin destacar la condescendencia a la “estrella” de la película y los arranques de graciosillo de Ryan Reynolds, que está a años luz de tener el carisma de Robert Downey Jr, por citar un ejemplo doloroso. Al final, ese proyecto “cómico” del personaje con Jack Black de protagonista no era tan mala idea.
Por simpatías a Campbell, a una factura no del todo desdeñable (aunque el exceso de infografías le da un toque como de carencia de alma al asunto), y a un personaje que merece mucho más, dan ganas de que el mismo equipo hiciera la película otra vez, pero ahora bien. Pero por otra parte el fracaso comercial es merecido. “Los frikis compran cualquier cosa”, que es una mentalidad que abunda en Hollywood últimamente –y bastante cierta, maldita sea-, es una frase que debería borrarse lo antes posible de la faz de la Tierra, y es buen momento para empezar, con proyectos como éste.

Búsqueda dentro del web

Sindicación RSS