Entrevistas  Noticias  Películas  Biografías  Artículos
 Historia  Foro  Estrenos  Enlaces  Contacto

 CineFantastico.com >> Películas
Destino Oculto
Por: Javier J. Valencia


Título original: The Adjustment Bureau
Año: 2011
Compañía: Gambit Pictures / Electric Shepherd Productions
Director: George Nolfi
Guión: George Nolfi
Reparto:
Matt Damon (David Norris)
Emily Blunt (Elise Sellas)
Terence Stamp (Thompson)
Anthony Mackie (Harry Mitchell)
John Slattery (Richardson)
Click para verlo a mayor tamaño
Sinopsis:
David Norris es un político cuya carrera apunta alto. Está a punto de entrar a formar parte del Senado de los Estados Unidos, pero hay otro asunto que no puede quitarse de la cabeza. Ha visto lo que el Destino le tiene reservado, y no está contento con la visión. Y sabe que para cambiarlo, debe estar junto a Elise, una guapa bailarina de danza contemporánea de la que se ha enamorado.

Sin embargo, unos misteriosos personajes hacen lo posible por evitar que estén juntos. Son los agentes de la Oficina de Ajustes del Destibo, dispuestos a utilizar todo su poder para que David y Elise sigan diferentes caminos. ¿Se puede arriesgar todo para luchar contra el destino?
La pareja protagonista
La pareja protagonista
Los agentes del Destino
Los agentes del Destino
Comentario:
Hollywood sigue empeñada en descubrir la manera más precisa y correcta de llevar el universo de Phillip K. Dick a la pantalla, y contemplando los resultados finales de Destino oculto (un título mucho más vago que el original, Equipo de ajuste) parece que la propuesta dirigida por George Nolfi se aleja con mucho de intentos previos de Spielberg, Verhoeven o incluso John Woo para convertir su temática paranoica en un cuento vitalista y romántico más que en un ejercicio de tensión.
El resultado es una película con cierta falta de solidez, pero que se deja ver con simpatía, seguramente debido a la sencillez con la que enfoca la cuestión. La cinta probablemente no resultaría tan fluida si no fuera por el buen trabajo de Matt Damon (últimamente hasta en la sopa) y Emily Blunt, pareja con química que saben como hacerse preocupar (más que querer) por los espectadores, ya que parece que existe un cierto miedo por parte de Nolfi de dar demasiadas explicaciones, o de inmiscuirse más de lo justo, en el territorio del "Equipo de ajuste" que da título -original- a la historia, como si tuviera cierto pánico a meterse con mucho en el terreno de la ciencia ficción por si le costara algún espectador del mayoritario género de las películas románticas. Así, la presentación de esos elegantes señores que parecen controlar los designios del tiempo a las órdenes de un director sin rostro pero que todos hemos visto alguna vez se realiza de forma lustrosa, elegante, con cierto olor a betún, representado en los rasgos primero de John Slattery, que prolonga a su personaje de Roger Sterling en Mad Men al terreno de la ciencia ficción (cada vez cuesta más imaginarlo sin traje ni corbata), y cuando después la organización quiera parece más amenazante y peligrosa recurriendo a un clásico como Terence Stamp, pero nunca inquietando realmente ni dando la sensación de que pertenezcan a algún desvarío esquizoide por parte de David Norris, personaje interpretado por Damon, el cual por cierto en el relato original de Dick era un vendedor de seguros en el lugar de un político, y esto ejemplifica muy bien la simpleza con la que Nolfi ha enfocado el relato, ya que con su "nueva" profesión es mucho más fácil y rápido explicar su futura importancia en la historia de la humanidad, aunque quizá menos edificante.
Así, el elemento destacable y la parte filosófica de la película -que tampoco es excesiva, ya que igualmente parece haber mucho interés por parte de su director de no resultar densa en lo más mínimo, aunque a veces lo que consigue es dar la sensación de querer pasar de puntillas- resulta la lucha entre el verdadero libre albedrío y la "sensación" de disponer del mismo, hasta tener plena conciencia de que no es real y de que uno mismo no controla su vida. Pero la amenaza a la que se enfrenta Norris resulta tan poco inquietante, tan blandita, que no termina de dar la sensación de "peligro" y solo un poco de artificiosa frustración, separando los destinos de los dos personajes por largo espacios de tiempo -aunque envejezcan estupendamente-. Si este enfoque hubiera sido el principal desde el minuto uno y los verdaderos temores hubieran procedido del interior de Harris, quizá el resultado final hubiera sido mucho más satisfactorio que el de este film simpático pero olvidable.

Búsqueda dentro del web

Sindicación RSS