Entrevistas  Noticias  Películas  Biografías  Artículos
 Historia  Foro  Estrenos  Enlaces  Contacto

 CineFantastico.com >> Entrevistas
Leigh Whannell
Leigh Whannell
Fecha: Mayo 2011Por: CineFantastico.com


James Wan (Director) y Leigh Whannell (Actor y guionista) crearon la saga Saw, convirtiéndose en nombres relevantes del género de terror. Con Silencio desde el mal no consiguieron repetir éxito, pero ahora vuelven a intentarlo con Insidious, con la ayuda de los productores/creadores de otra de las sagas terroríficas de más éxito de los últimos años, Paranormal Activity.

Leigh Whannell
Leigh Whannell
Insidious
Insidious
Pregunta: ¿Qué os sirvió de inspiración y cuáles fueron vuestras principales influencias a la hora de desarrollar las ideas y la historia de Insidious?.
Leigh: James y yo sentíamos que todavía no habíamos tenido la oportunidad de hacer nuestra película de terror definitiva. Hay que tener en cuenta que tanto él como yo veíamos Saw más bien como un ‘thriller’ que como una verdadera película de miedo. Por una serie de razones, el filme que hicimos a continuación de Saw, Silencio desde el mal, no salió como nos habría gustado, así que seguíamos con la sensación de querer intentar hacer la película más aterradora de todos los tiempos. Quizá parezca que apuntábamos demasiado alto, pero eso es lo que queríamos hacer. En los tiempos que corren, como cualquier guionista puede confirmar, quedan muy pocas historias nuevas que contar. Así que nos resultaba sumamente difícil que se nos ocurriera una idea que nos gustara a los dos. Entonces, mientras intercambiábamos ideas una tarde, James y yo empezamos a hablar de la proyección astral. No la habíamos visto tratar antes en ninguna película. De repente, se unieron la circunstancia de encontrar algo que nos pareciera novedoso y nuestra propia ambición por hacer una de las películas más terroríficas de la historia. Sabíamos que teníamos algo. Fue una casualidad perfecta que nos reuniéramos con Steven Schneider y Jason Blum por aquel entonces y nos preguntaran si teníamos alguna idea. La respuesta fue un rotundo SÍ, y se la expusimos. Por suerte, les encantó y todo siguió adelante a partir de ahí.

P: Dado que este proyecto supone todo un cambio con respecto a Saw, ¿qué hicisteis de manera distinta a la hora de prepararos para el rodaje?
L: La verdad es que no me preparé de manera especialmente distinta para la fase de escritura del guión a como lo he hecho con cualquier otra película. Quería asegurarme de que los personajes eran gente auténtica, con la que el público se pudiera identificar para que, cuando los protagonistas empiecen a sentirse aterrados, los espectadores se sientan como si les estuviera sucediendo a ellos. Me puse a ver películas de terror que hubieran recibido muy buena acogida por parte de la crítica, como El exorcista, e intenté determinar qué era lo que las distinguía del resto. Llegué a la conclusión de que la presentación de los personajes se desarrollaba como una historia dramática muy sólida y resultaba tan apasionante como las escenas en las que los sucesos sobrenaturales te ponen la carne de gallina. Así que me propuse crear personajes reales y tridimensionales a los que meter en una situación terrorífica.

P: ¿Cómo fue la experiencia de volver a trabajar juntos en un proyecto completamente distinto a Saw?
L: James y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo y, a estas alturas, nos entendemos muy bien. Volví a sentirme como en los viejos tiempos, cuando estábamos empezando en esto. Los productores nos dieron una gran libertad creativa, lo que nos hizo sentir con mucha menos presión que, pongamos, una película de un gran estudio, donde siempre hay gente observándote por encima del hombro.

P: ¿Tienes una escena favorita o una escena en particular que destacara especialmente en tu cabeza mientras estabais rodando la película?
L: Lo que más recuerdo es la escena de la sesión de espiritismo, simplemente porque fue la escena del guión que me ponía algo más nervioso. En ella hay elementos bastante descabellados, así que no podía evitar preguntarme cómo se las arreglaría James para lograr que funcionara. Y, de algún modo, ¡lo consiguió!

Insidious
Insidious
Insidious
Insidious
P: La banda sonora es a menudo un instrumento de suma importancia en los ‘thrillers’, ¿cómo hicisteis para incorporar la música en Insidious?
L: James y yo hablamos mucho de la música de esta película, e incluso, cuando le entregué inicialmente el guión, le adjunté un CD de mezcla de música que había preparado para que escuchara a la vez que leía el mismo. Mientras escribía, recopilé una serie de temas de compositores de vanguardia, como Krzysztof Penderecki y Angelo Badalamenti. La música no era una banda sonora ‘evidente’ de película de terror, era de naturaleza más bien experimental, que era lo que me gustaba de ella. Quería que la película resultara impredecible y esta música encajaba con esa idea.

P: Habladnos ahora sobre el proceso de selección de los actores. ¿Por qué elegisteis a Patrick Wilson y a Rose Byrne como protagonistas?
L: Ambos actores contribuyen a dotar de un aire de credibilidad a la película, porque los dos son conocidos por realizar sólidos trabajos dramáticos, no se les suele asociar con la temática de género. Son tan buenos actores que al momento crees que se trata de una familia de verdad. Conocemos el trabajo de Rose desde hace mucho tiempo y siempre habíamos querido trabajar con ella. Patrick protagonizó una de mis películas favoritas, Juegos secretos, y es exactamente como me imaginaba que sería Josh mientras escribía el guión.

P: ¿Cómo resultó la experiencia de trabajar con los productores de Paranormal Activity?
L: Ante todo, Steven Schneider, Jason Blum y Oren Peli son gente estupenda y eso desde luego facilita mucho la vida desde el primer instante. Encima, resulta que tienen los mismos gustos que nosotros en cine. Recuerdo que, la primera vez que nos reunimos con ellos, James y yo nos pusimos sobre la marcha a hablar con ellos como auténticos friquis sobre todas las películas de terror que nos gustan, y mantuvimos una larga y animada conversación sobre lo aterradoras que son las películas de David Lynch y cómo nunca ha sido reconocido como un gran director de terror. Así que nos unió nuestra común pasión por Lynch. Decidimos en ese mismo momento que queríamos hacer una película con ellos y, desde ese día, no nos han brindado más que su apoyo y su colaboración. Todo lo que quieres de unos productores.

P: ¿Qué impresión os gustaría que se llevaran vuestros fans cuando vean la película?
L: En pocas palabras, para mí lo más importante es que nuestros fans salgan con la sensación de haberse llevado un susto de muerte. Una película de auténtico miedo es algo muy difícil de encontrar en la actualidad. Podría contar tres o quizá cuatro películas que me han dado verdadero miedo en toda mi vida. Eso es poca cosa. Si logro añadir otra película más a esa lista para nuestros fans, me sentiré tremendamente satisfecho. Quiero que sientan que este filme supone un regreso al cine de terror serio, algo que parezca sacado de los años 70. ¡Un clásico!

P: ¿Cuáles son vuestros ‘thrillers’ o filmes de terror favoritos o los que más os influyeron de jóvenes?
L: Yo diría que Tiburón fue la película que más impacto me causó cuando era niño; me dio tanto miedo que me negaba a dormir bajo mis sábanas de noche porque pensaba que el tiburón podía de algún modo llegar nadando hasta mí y darme un mordisco (era un niño muy irracional). Llegó a meterse muy hondo en mi mente, como una especie de gusano de pesadilla, y jugaba con un miedo que todos tenemos: que nos devoren vivos una criatura surgida bajo nosotros. Al ir creciendo, descubrí otras películas, como El resplandor, El exorcista o La cosa, y empecé a obsesionarme con filmes que provocaban sensación de auténtico desasosiego. Aunque leía la revista Fangoria y me encantaba Posesión infernal, siempre estaba más desesperado por encontrar películas de terror que me hicieran sentir verdadero miedo, en lugar de limitarse a provocarme sobresaltos con prostéticos sangrientos.



Búsqueda dentro del web

Sindicación RSS