Entrevistas  Noticias  Películas  Biografías  Artículos
 Historia  Foro  Estrenos  Enlaces  Contacto

 CineFantastico.com >> Artículos
XXXIII Festival de Terror de Molins de Rei
XXXIII Festival de Terror de Molins de Rei
Fecha: Noviembre 2014Por: Javier J. Valencia
 
Repetimos una vez más en Terrormolins después de la magnífica experiencia del año anterior; esta vez con una edición cuyo leit motiv ha sido el erotismo en el cine de terror. Sin duda la mejor manera que tiene el aficionado al género de superar el vacío dejado por el Festival de Sitges una vez cierra sus persianas. También un estupendo modo de recuperar películas que dejamos atrás allá (que bien saber el programa de ambos Festivales de antemano para coordinarse) a la vez de asomar la cabeza a los títulos que cerrarán la temporada del 2014. Todo ello el mismo año que Terrormolins ha sido seleccionado como uno de los 22 Festivales que conforman Federación europea de Festivales de Cine fantástico (que, entre otras cosas, otorgan los prestigiosos premios Meliés) y que implica un “salto” de categoría de un Festival cada vez menos modesto y más prestigioso.


Berkshire County

Autumn Blood
El pistoletazo de salida de la sección oficial vino de la mano de la canadiense Berkshire County, de Audrey Cummings, “home invasión” que no disimula su condición de explotación de Tú eres el siguiente ni siquiera en su propio cartel, aunque incluye elementos de otros títulos como Babysitter Wanted o Los extraños. Una joven adolescente un tanto apocada y con graves problemas sociales debe hacer de niñera la noche de Halloween de una pareja de hermanos cuando son asaltados por tres intrusos que visten con caretas de cerdo. La joven (interpretada por la encantadora Alysa King, que presentó la película en el Festival y respondió a las preguntas del público una vez terminada la proyección) tendrá que esforzarse al máximo para vencer sus miedos y enfrentarse a ellos para proteger la vida de los niños a su cuidado. Le cuesta arrancar y su trama principal se atasca demasiado, como intentando innovar lo menos posible y colando un tópico tras otro para que el espectador que acuda a la película vea exactamente el producto que cree que va a ver. Se va soltando y eleva su nivel en sus últimos 20 minutos, casi a la vez que la protagonista va perdiendo sus complejos para enfrentarse a los asaltantes.

La primera jornada también pudo verse la interesante Autumn Blood, de Markus Blunder, que terminaría por ser la gran triunfadora del Festival. Un éxito un tanto sorprendente, no tanto por la calidad del filme, si no por su relación más bien tangencial con el género fantástico. Una joven que vio en su niñez su padre era asesinado por el alcalde del pueblo, es asaltada y violada por los hijos de este, que después intentarán acabar con su vida. Aprovecha al máximo la gran belleza de sus exteriores (la película está rodada en las montañas tirolesas) y es una especie de mezcla entre “survival”, “rape and revenge” y canto de amor a la naturaleza (la propia tierra parecerá aliarse con la protagonista). En ocasiones se puede atragantar un tanto por cierto aire pedante que destila, pero se trata de un buen trabajo, en el que destaca la interpretación de la joven Sophie Lowe.


El día trajo la oscuridad

Suburban Gothic
Venía de triunfar en Austin El día trajo la oscuridad, de Martin Desalvo, que se llevó allá el galardón a mejor director, y es fácil entender el porqué. Se trata de una historia de terror y vampirismo que lo sugiere absolutamente todo pero que muestra muy poco, de tiempo lento, envuelta en una atmósfera de ensoñación enfermiza y desasosegante y que es donde Desalvo triunfa, además en la excelente dirección de actores, donde destacan la pareja protagonista, Romina Paula y Mora Recalde. En su pase en Sitges ya despertó adhesiones incondicionales y odios acérrimos al tratarse de una cinta que se toma bastante riesgos; en mi caso me cuento entre los primeros, ya que, sin resultar perfecta, si es cautivante y atractiva, quizá la propuesta más interesante del Festival.

Después de la interesante Excision, la nueva película de su director Richard Bates Jr, Suburban Gothic, puede considerarse una pequeña decepción. Se trata de una comedia donde un chico de lo más freak descubre que tiene poderes paranormales y puede comunicarse con el más allá, y tiene que descubrir un misterio del pasado que habita en casa de sus padres, con los que ha de volver a vivir después de quedarse sin trabajo. Pero su padre (si Ray Wise es tu padre, significa problemas) no le soporta, le considera un loco y trata de hacerle la vida imposible. El número de gags que no funcionan superan a los que sí lo hacen, tienen problemas de timing y desaprovecha un reparto bastante adecuado en el que además de Wise (en un estupendo registro cómico) destacan Kat Dennings, Jeffrey Combs o John Waters. Uno de esos casos en los que se tienen los ingredientes pero no se saben hacerlos funcionar. Un paso atrás en la carrera de su de todos modos aún prometedor director.


Let Us Prey

Exists
La maratón de las 12 horas de terror dio pistoletazo de salida con uno de esos títulos idóneos para este tipo de fiestas: Let Us Prey, de Brian O’Malley, narra la historia del primer día de trabajo de una oficial de policía (Pollyana McIntosh, la mujer en las adaptaciones de las novelas de Jack Ketchum Offspring y The Woman) en una comisaría de una localidad rural británica a la que llega un misterioso sujeto (Liam Cunningham, de carrera inabarcable, pero célebre televisivamente por dar vida a Davos Seaworth en Juego de tronos) que parece conocer los secretos más oscuros tanto de los ocupantes del calabozo como de sus compañeros de trabajo. Se desatará el horror y la violencia irá in crescendo. Buen ritmo, barniz de humor negro y un leit motiv musical repetitivo pero adictivo a lo John Carpenter redondean esta macabra historia que podría haber surgido de la mente de los guionistas de la EC Cómics.

Eduardo Sánchez fue uno de los padres de El proyecto de la bruja de Blair, causa principal del auge de los found footage horror que en líneas generales ha dado títulos de si bastante horrorosos (con muy notables excepciones). El director reincide en el tema con Exists, o como un grupo de chavales que se van a pasar un fin de semana en los apartado bosques de Texas se dan de bruces con un Bigfoot muy poco amigable. A estas alturas comienzo a estar bastante harto del formato, y aunque Exists no es de lo peor de su lote, sí que reincide es algunos de los tópicos más machacones y cansinos que suelen venir de la mano de este tipo de producciones –el grupo de personajes principales jóvenes bastante insoportables, los sobresaltos facilones, las carreritas bosque arriba bosque abajo con los pertinentes jadeos y expresiones de susto-. Tiene algunos momentos bastante logrados (como el intento de huida en bicicleta de la criatura que avanza a pasos agigantados) pero en general es olvidable.


Julia

The Man in the Orange Jacket
Ha sido una edición donde la elección a mejor actriz principal ha sido bastante complicado, dadas las excelente interpretaciones que han dado vida a personajes femeninos complejos y muy bien definidos (Autumn Blood, Let Us Prey, Starry Eyes…), pero es justa ganadora Ashley C. Williams por su papel protagonista en Julia, de Matthew A. Brown, insólita rape and revenge sobre una tímida enfermera que tras ser violada y dada por muerta entra a formar parte de un peculiar grupo de terapia de mujeres que han sufrido abusos y buscan el equilibrio atacando a hombres de comportamiento muy concreto, pero evitando la venganza personal. Julia Shames, incapaz de superar su odio, enfocará los talentos que descubrirá gracias a sus compañeras hacia su particular revancha. Mantiene un delicado equilibrio entre lo sublime y lo ridículo y evidencia en su parte final lo absurdo de todo el guión, pero el fantástico trabajo de Williams y de sus compañeras de reparto, ciertos aciertos visuales y una eléctrica banda sonora logran convertir la experiencia de su visionado en una extravagancia disfrutable.

El año pasado, contemplar I Am a Ghost sobre las cuatro de la madrugada fue una experiencia magnífica, esos momentos en los que el cerebro de uno comienza a funcionar más despacio, y “baja el ascensor” cerebral a conexiones de la mente que convierten en muy apetecibles propuestas que apuestan por intentar hipnotizar al espectador. Sospecho que las intenciones de los programadores del Festival fue repetir la experiencia con un título semejante, por desgracia The Man in the Orange Jacket no alcanza ni mucho menos las sugerentes propuestas de la estupenda película de H.P. Mendoza. Ya generó cierta desconfianza que su director, el armenio Aik Karapetian, invitara durante su presentación a no intentar entenderla. Es un retrato de un asesino que mata a un rico y a su amante y se hospeda a partir de ahí en su mansión, donde será asolado por una versión pasada de sí mismo, que parece tanto que ataca a la clase alta sin piedad, o que no le permite disfrazarse de burgués. En cualquier caso fue una mala película para esas horas, aburrida y pretenciosa.


Starry Eyes

I Survived a Zombie Holocaust
Starry Eyes, de Kevin Kölsch y Dennis Wildmayer, terminó siendo la mejor de la noche, y Alexandra Essoe, en su papel de aspirante a actriz capaz de todo –en este caso no es baladí: es capaz de todo- para alcanzar el estrellato y que acabará envuelta en las redes de una siniestra secta que habita los rincones más oscuros de Hollywood para catapultarla hacia sus metas, creo que fue la verdadera rival de Williams para hacerse con el galardón a mejor actriz. Es una película de claro subtexto, un pacto con el Diablo muy reconocible y sórdido, muy bien ambientado, que muestra como su personaje principal, aparentemente sensata y cerebral pero ya dotada de unos desagradables tics nerviosos que usa para controlar su frustración, va deshaciéndose de capas y capas de empatía para convertirse en otra cosa, como la serpiente que muda de piel. Muy recomendable.

I Survived a Zombie Holocaust, de Guy Pigden, es el enésimo refrito de Shaun of the Dead y variantes que hemos venido viendo a lo largo de la última década, y solo cabe decir que más allá del exotismo (en este caso se trata de una producción de Nueva Zelanda) ya no hay nada más que añadir a un tema muy manido –tampoco es que las comedias zombi den unos recursos ilimitados, pero las ha habido mejores u peores- y que ya apenas nadie es capaz de tratar con frescura. Aquí narra las peripecias de un “recadero” en un rodaje de una peli de muertos vivientes que tiene que sobrevivir cuando la invasión se convierta en real, llenando el metraje de chistes malos o muy vistos, gore de andar por casa y situaciones previsibles y superadas por el fan del género tiempo atrás.

Y esto ha sido todo, un año más. Mencionar que de nuevo la película sorpresa no decepciono, en este caso los amigos de Terrormolins brindaron la ocasión de disfrutar en pantalla grande de El destripador de Nueva York, fantástica elección para el tema del festival –terror y erotismo- ya que tiene ingredientes en altas dosis, además de altas cotas de demencia. Divertidísima, y más en estas circunstancias. Muy buena edición la del 2014 de un Festival que poco a poco y sin hacer mucho ruido –quizá deberían hacer un poco más-, cada vez tiene más prestigio, cada vez más invitados, cada vez más adeptos cada vez más calidad en sus proyecciones… y cada vez se va mostrando más ambicioso y con margen de mejora. Que así sea, y allí estemos para verlo…

PALMARES TERROR MOLINS 2014

Mejor pelicula
"Autumn blood" de Markus Blunder.

Mejor director
Markus Blunder por "Autumn blood".

Mejor actriz
Ashley C. Williams por "Julia".

Mejor actor
Chris Cleveland por "Living dark".

Mención especial
David Hunt por la dirección de "Living dark". Alexandra Essoe por su interpretación en "Starry eyes".

PALMARES DE CORTOMETRAJES

Primer premio
"Piano" de Cho Youn-Jun.

Segundo premio
"Ghost train" de Lee Cronin.

Mejores  FX
"Ghost train" de Lee Cronin.

Mejor interpretación
Kang Sun-Ku por "Piano".

Mención especial
"Canis" de Anna Solanas y Marc Riba. "The neighborhood" de Jerry Ochoa.

Melies d' Argent
"Ghost train" de Lee Cronin.



 
Búsqueda dentro del web

Sindicación RSS