Entrevistas  Noticias  Películas  Biografías  Artículos
 Historia  Foro  Estrenos  Enlaces  Contacto

 CineFantastico.com >> Artículos
Rodando Crepúsculo: Amanecer
Rodando Crepúsculo: Amanecer
Fecha: Noviembre 2011Por: CineFantastico.com
 
El desafío añadido de realizar simultáneamente dos películas épicas, La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte I) y la más ambiciosa todavía La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte II), en dos centros de producción importantes, obligó a menudo a los realizadores a estar preparando a la vez varios platós separados por miles de kilómetros.

Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
La producción montó dos bases de operaciones: una en Baton Rouge, Luisiana, donde se llevó a cabo la mayor parte del rodaje en interiores, y la otra en Vancouver, Canadá, donde se rodaron la mayoría de los exteriores de la parte de la historia ambientada en el noroeste del Pacífico. El proyecto también hacía necesario un viaje a Brasil, lo que exigió montar un tercer equipo de producción, que se conocía como la “unidad mundial”. Mientras la compañía principal de rodaje empezaba a filmar en Luisiana, otros equipos en Canadá (muchos de los cuales ya habían trabajado antes en la franquicia) localizaban zonas remotas de bosque y construían la casa de los Cullen a gran escala, junto a otros decorados.

Tras veinte semanas de preparativos, la producción empezó a rodar en bloques para lograr una mayor eficiencia en cuestión de exteriores, disponibilidad de los actores, el aspecto, el atrezo y los decorados. “En los primeros momentos del desarrollo, tuvimos que ocuparnos de todos los factores que definen el aspecto característico de cada personaje: pelucas, maquillaje, lentillas y vestuario, y luego los propios decorados. Bill y yo nos dedicamos a revisar toda la lista, pasando por cada uno de los personajes, decorados, escenarios y exteriores”, señala el coproductor Bill Bannerman.
Sin embargo, las cuestiones que había que resolver para la Parte II son muy distintas de las que había que resolver para el principio de la Parte I, y todo ello tenía que estar resuelto antes de empezar el propio rodaje”, explica Bannerman. “Pero Bill Condon es un genio, sumamente intelectual, hasta el punto de ser capaz de comprender cada faceta de la producción, tanto desde la perspectiva creativa como desde la de la ejecución física. Bill es capaz de ver el conjunto de la obra y comprender sus distintas facetas y qué hacer para llevar a cabo cada una de ellas”.

La unidad principal acumuló por sí sola 101 días de rodaje. “Este capítulo ya tiene por sí mismo unas grandes exigencias logísticas”, admite Bannerman. “Las exigencias logísticas de rodar las dos partes a la vez han sido mayores todavía... tres países con múltiples unidades: unidad principal, segundas unidades, unidades de acción, unidades de fondos, unidades de efectos y unidades aéreas. Tuvimos que dividir el trabajo en esas dinámicas para lograr que tan solo resultara una especie de compleja y difícil partida de ajedrez”.
Kristen Stewart comenta: “Hemos abordado el proyecto como uno solo. Se está rodando todo como una única gran película, puesto que el libro no está dividido en dos historias distintas. Ha resultado tan confuso como cualquier otro proyecto que no se rueda en orden cronológico, solo que muy largo”.

Ha habido días en que rodábamos una escena del principio de la primera película, almorzábamos y luego rodábamos una escena del final de la segunda película por la tarde. Ha sido una locura”, comenta Taylor Lautner. “Todos los personajes cambian mucho de la primera película a la segunda. Jacob cambia un montón, así que era difícil seguir la pista de en qué punto de su trayectoria se encontraba. Pero teníamos a Bill Condon para ayudar, así como a Stephenie y a todo el reparto. Fue complicado, probablemente de lo más complicado que hemos hecho hasta ahora en esta franquicia”.

Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Cuando pongamos punto final a la producción de Amanecer, habremos realizado, de principio a fin, cinco películas en tres años y tres meses”, señala Godfrey. “Desde el primer día de rodaje de Crepúsculo al último día de rodaje de Amanecer, ¡no han pasado más que tres años básicamente! Es todo un logro extraordinario. No conozco ninguna otra franquicia que haya sido capaz de producir sus entregas tan seguidas”.
Evidentemente, era necesario hacerlo, porque, puede que los vampiros no envejezcan, pero los actores tienden a hacerlo. Así que ha sido un auténtico torbellino... para los que nos hemos ocupado de la parte de producción, nos hemos pasado casi dos de los tres años lejos de casa”, plantea Godfrey. “Ha resultado frenético y estimulante en ciertos momentos, y agotador en otros... pero, ahora que estamos rodando las dos últimas películas, es la primera vez que hemos sentido un poco de nostalgia. Podías estar sentado esperando a que prepararan un plano y recordar un día de mucha lluvia en Portland. Todo el mundo está respirando hondo y disfrutando del hecho de que estamos llegando al final”.
Cuando Stephenie Meyer empezó a escribir Crepúsculo en 2003, jamás imaginó que llegaría a convertirse en una serie de películas. “Participar en la creación de películas me resulta algo muy extraño e inesperado”, admite Meyer. “En el día a día, te acostumbras a ponerte toda la ropa de lluvia y volver al trabajo pero, cuando te paras a pensar: ‘Estamos haciendo una película que se va a ver en la gran pantalla’. Estoy tranquilamente hablando con Kristen como si nada. Si te paras a pensarlo, ahora mismo es una de las mayores estrellas de cine del mundo, y estamos aquí, de charla, contándonos historias. Así que tienes tus momentos de ‘vaya, qué raro’. Hoy es raro porque estamos rodando la boda. Ver a cientos de extras preparándose para ir a la boda de Bella y Edward es conmovedor. La experiencia de estos últimos tres años y medio me ha cambiado la vida. Jamás podría haber imaginado vivir algo así”.

¿Con qué frecuencia tienes oportunidad de formar parte de una anomalía de este calibre? Muy, muy rara vez”, responde Bannerman. “Más allá de Star Wars, ¿dónde se ve a una comunidad de fans que apoya con semejante pasión a una franquicia hasta el punto de pasarse cinco noches haciendo cola solamente para poder ver a los actores desfilar por la alfombra roja? Esperan durante días enteros para conseguir entradas de pases de preestreno, o van a una convención donde los actores firman autógrafos... no se parece a nada que haya visto nunca”.
Dentro de unos años, recordaremos esta época de rodaje como alucinante. La ironía es que no se nos permite comentar nada mientras lo estamos haciendo”, comenta Bannerman riendo. “No queremos que se nos escapen los secretos, para que a los fans les pillen de nuevas y disfruten de la experiencia cuando acudan al cine. Ha sido un auténtico desafío durante tres años no contarle a nadie que estás trabajando en uno de los proyectos más emocionantes del planeta”.

Los fans de estas películas son increíbles y nunca dejan de sorprenderme”, concuerda Godfrey. “Ir a Brasil fue una experiencia extraordinaria por el derroche de cariño de los fans, eran verdaderos fanáticos. Había al menos 250 personas con pancartas en el exterior del hotel de Kristen y Rob, día y noche, gritando y animando. Seguro que los vuelve locos, pero yo siempre les digo que se paren un momento a considerarlo y se den cuenta de que podríamos no volver a disfrutar de una energía tan especial el resto de nuestras carreras”.

Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Crepúsculo: Amanecer (Parte I)
Mientras rodaban en Luisiana, los fans locales crearon una página de Facebook llamada Twilight Takes Over Baton Rouge (Crepúsculo toma Baton Rouge), que consiguió casi 10.000 seguidores. “Como corresponde al estilo sureño, todo el mundo era un poco más reservado y permitieron al reparto ir donde quisieran. Baton Rouge estuvo un poco más controlado de lo que había estado Vancouver, o ciudades más grandes de todo el mundo, así que me da la impresión de que alguien debió de decir: ‘Dejémosles hacer su trabajo aquí o podrían no volver nunca’", explica Godfrey, entre risas.

Cuando tenía 16 años y Star Wars era lo más, no existía Internet, ni las campañas virales”, comenta Bannerman. “No sabías nada hasta que se estrenaba la película. Ahora, debido a las plataformas multimedia y a la cantidad de información que hay circulando, los fans obtienen muchísima información, tanto si se ha desvelado adrede como si no, y expone mucho más todo lo que hacemos a la luz pública. No había tenido que vérmelas nunca con semejante nivel de locura de fans en ningún otro proyecto... la emoción, la atención de los medios y el bombo publicitario... todo ello forma parte de esta anomalía que es Crepúsculo”.

Bannerman prosigue: “El nivel de atención es inusitado, pero hace que invierta muchas energías en proteger el entorno de trabajo. Cuando tienes un equipo humano de 400 personas y un reparto que puede oscilar entre dos y cincuenta o más personas cada día, es un mundo muy grande. Así que, a medida que nos trasladamos de exterior en exterior, y de país en país, se convierte en un reto en sí mismo crear un entorno que nos permita centrarnos en la tarea que tenemos delante, sin faltar al respeto a los fans que se han metido de lleno en esta franquicia”.

Al acercarse el final del rodaje de la épica saga, los realizadores siguieron sintiéndose responsables de las expectativas de los fans. “El viaje que emprende Bella en el mundo de los vampiros depara muchas sorpresas y maravillas. Es una montaña rusa de emociones para los fans, que están deseando saber cómo sería sentir el mordisco. ¿Qué siente ella cuando el veneno se extiende por su cuerpo? Se van a sentir sumamente satisfechos a todos los niveles, pero querrán más”, asegura Bannerman.

Uno de los aspectos interesantes de hacer una película de Crepúsculo es que hay tanta gente que se conoce tan bien el material, que te tomas muy en serio cualquier decisión que suponga cambiar algo”, comenta Condon. “Durante el montaje, se hace más complicado hacer lo que harías normalmente al montar cualquier otra película: meter la tijera. Hay una serie de escenas que se han quedado en la sala de montaje y que acabarán saliendo en el DVD. Algunas se encuentran entre los momentos favoritos de los fans, el divertido intercambio de dardos envenenados entre Jacob y Rosalie, que acaba con este tirándole un perrito caliente a ella. Esperas que la gente comprenda que momentos geniales de la novela, que incluimos en el guión y hasta se rodaron porque a los fans les encantan, en última instancia no tienen cabida en la película. Tenemos más de 15 de escenas de ese tipo en el filme. Pero hay que sopesar seriamente las expectativas de los fans mucho más de lo que harías en cualquier otro proyecto”.

Mientras la Parte I se dispone a llegar a las salas de cine, Condon se encuentra muy ocupado en la postproducción de la Parte II. “Para mí, ha sido una intensa experiencia que dura ya año y medio. Empezar elaborando los guiones, preparar dos películas y rodarlas las dos. Luego, un calendario muy apretado para llegar al lanzamiento de la primera de las películas”, explica Condon. “La segunda película es mucho más grandiosa y será la culminación de todo... nos metemos de lleno en la vida de un vampiro”.

El rodaje de la unidad principal de La Saga Crepúsculo: Amanecer concluyó justo antes del amanecer en la mañana del 23 de abril de 2011, en una playa de St. Thomas, en el Caribe. Por su parte, la segunda unidad acabó con el rodaje de las escenas arriesgadas en el Stawamus Chief Provincial Park, justo al sur de Squamish, el 29 de abril de 2011, mientras que la unidad aérea seleccionó con cuidado unos cuantos días de clima ideal en las semanas siguientes, para poner punto final al rodaje de la saga.



 
Búsqueda dentro del web

Sindicación RSS